¿De qué va la autoedición?

Si eres un escritor novel, espero de corazón que mi experiencia te sirva si te planteas la autoedición. No es un camino de rosas, supone mucho trabajo y esfuerzo, pero ¿acaso tu libro no lo merece?

¡Vamos al lío!


1. El principio del camino

En primer lugar, antes de preocuparte de lo que sucederá con tu novela, de cómo será la portada o de si tu libro gustará, asegúrate de que te gusta a ti. Es tu obra, es parte de ti. Posiblemente sea un sueño hecho realidad. No sé qué tiene esto de escribir que nos encoge el estómago, ¿será miedo por la exposición de nuestro mundo interior a quienes no nos conocen? ¿Las altas expectativas?

Como sea, el camino comienza escribiendo tu primera novela, o tu primer libro de no ficción o tu libro de relatos. Tu proyecto.

Procura hacerlo lo mejor que puedas, disfruta con el proceso y saca lo mejor de ti.
Si no sabes cómo empezar, puedes ir de la mano de un mentor (compañero del camino). Yo ofrezco este servicio 🥰 y también tengo este maravilloso curso para que vayas rescatando al escritor que llevas dentro a tu ritmo, sin prisas ni plazos definidos.
Se llama «Déjame que te cuente».

¿Por qué opté yo por la autopublicación? Tuve una reunión muy interesante con el director de una editorial a quien presenté el manuscrito de mi primera novela, «El Veto». Me quedó claro que las editoriales son comercios con estilos definidos y que para entrar en una de ellas, debía ajustarme a su catálogo editorial (mi libro tenía que coincidir con su estilo) y después, ellos se ocuparían de los cómos, los cuándos, cuántos y dóndes.
Mientras que con la autopublicación tú tienes el control de tus libros y de todo el proceso, incluso tú defines el precio del libro y las comisiones con los diferentes puntos de venta. Una editorial, por norma general, ofrece al autor un contrato por el que el escritor recibe entre el 8% y el 10% de beneficio por cada libro vendido.
Una diferencia abismal entre los márgenes de una autoedición, ¿no crees?
Vamos, que a no ser que seas un superventas, las ganancias son casi simbólicas.
Con la autoedición puedes cubrir gastos de impresión y seguir creando, siempre y cuando trabajes en los siguientes pasos.
Eso sí, cada camino es diferente. Este post no es la piedra Roseta. (Pero lo intento, 😂)

Sigamos. Paso 2. ⤵️

2. Registro de la propiedad intelectual

Una vez tengas el manuscrito de tu novela, regístralo. Puedes hacerlo bien en el Registro de la Propiedad Intelectual de tu provincia (si estás en España), o si no a través de plataformas online como www.safecreative.org, donde te aseguras de mantener los derechos de autor sobre tu obra.

Aquí estoy yo feliz de la vida tras registrar «Lejos en mí» en el Registro de la Propiedad Intelectual en Valencia.

Es un trámite muy sencillo y las tasas rondan los 20€.

3. Corrección y lectores cero

Para mí, la parte más farragosa de todo el proceso, pero también la más gratificante cuando se termina.

A los lectores cero debes seleccionarlos con inteligencia más que con la ilusión de que te lean. ¿Por qué digo esto? Porque a nuestras madres, por norma general, siempre les va a gustar lo que hagamos, son como las abuelas que solo ven lo maravillosos que son sus nietos y no les sacan fallos, sino que les preparan un rico bocadillo de Nocilla.

Elige entre 4 y 7 personas. O más, depende de ti, pero yo al menos no recurro a demasiadas para no volverme loca. Piensa en que cumplan estas características, al menos, para mí, son las más importantes:

  • Que sean lectores habituales
  • Que sepan hacer críticas constructivas
  • Que después de leer el manuscrito sepan decirme lo que chirría, lo que les gusta, lo que les disgusta, mencionar erratas, fallos ortográficos (a veces se me cuelan)…
  • Que sean sinceros

Para ello, es mejor imprimirles un manuscrito y que te hagan las anotaciones a mano. Aunque estamos en tiempos de redes y mundo online, leer un manuscrito para corregir con papel y boli en mano resulta mucho más amable.

Ahora viene la parte de la corrección. LA MARIMORENA. A día de hoy yo no me tiraría a la piscina con una publicación sin un trabajo de corrección profesional previo. ¿Por qué? Porque en el resultado final está la diferencia. Porque una corrección ortotipográfica y de estilo, si es el caso, se nota.

Hay un momento en que tú estás tan saturado de leer y releer tu libro que ya no lo ves, lees en diagonal porque completas inconscientemente las frases y es necesaria la visión externa y las aportaciones que pulan tu novela.

Mi última novela, que autoeditaré en noviembre de 2020, está en manos de Letropía Soluciones en Letras. Me gusta mucho el trabajo de Clara y confío en que va a sacarle brillo. ♡

A modo indicativo, antes de pasársela, la han leído 5 personas, he corregido el manuscrito entero 4 veces y eso suma la friolera de cientos de horas, casi más que las que he invertido en escribirlo. ¡Corrige bien, por favor! Ofrece calidad a tus lectores, porque ofreces una parte de ti mismo.

4. Diseño de portada y maquetación

Tanto monta, monta tanto. Importantísimo.

Yo tengo la suerte de contar con Iñigo Coello, un amigo del alma y un profesional del diseño que trabaja en un magnífico estudio, Husmee Studio. Él sabe entender el caos de mi mente y darle la forma y el sentido a las portadas de mis libros.

Me parece esencial que un libro te diga algo por fuera y que después, al abrirlo, la maquetación te facilite la lectura. Nada de líneas viudas, ni huérfanas, márgenes bien planteados, interlineados, interletrados…

Si buscáis un/a maquetador/a de libros, yo conozco a David Generoso y sé que ofrece este servicio.

La portada de «Lejos en mí» lleva un trabajo artesanal total. Me fascina. Te adoro, Iñigo Coello.

5. Stock

¿Dónde vas a meter los libros? Los míos están repartidos en la casa de mis padres, en la mía y en la oficina donde trabajé. ¡Menudo follón! 😂 Prepárate una buena hoja de cálculo Excel para no perderte con este apartado.

Aunque también depende de quién te lo imprima y si te pueden guardar ellos en sus almacenes una parte del stock.

Yo contraté a una imprenta dedicada en exclusivo a la edición de libros, Antza Komunikazio Grafikoa, no a una de estas editoriales de autoedición que proliferan en redes. No tengo nada en contra de ellas, pero quise apoyar al comercio local y asegurarme de mantener un contacto directo durante todo el proceso.

Preferí pagar un poco más para que la calidad de los libros estuviera a la altura del paso de gigante que quería dar. ¡Iba a publicar mi primera novela!

Sobre las empresas dedicadas a la autopublicación, que no te dé vergüenza pedir muestras de libros editados. Asegúrate de la calidad del papel, de la portada (mate/brillo), define si lo quieres con solapas, y de toda la letra pequeña de sus contratos. En muchos casos, el trato con estas empresas es solo a través de mails y, en un producto como un primer libro, las dudas y los nervios son importantes como para no escuchar una voz al otro lado del teléfono que te confirme que tu novela saldrá impecable, tal y como tú la has soñado.

⚠️Yo tengo una muy mala experiencia en este sentido y prefiero prevenirte. Me gusta ir con pies de plomo. Me importa demasiado lo que publico y mi credibilidad como autora. ♡

Mi almacén fue la oficina donde trabajaba antes de dedicarme en exclusiva a los talleres de escritura y a mis libros.

En este imagen, aparezco asustada junto al palé de 500 ejemplares de «El Veto» que llegó un día de mucha lluvia y que hubo que subir en el ascensor por partes. Todo un show. Los libros deben conservarse en un lugar, a poder ser seco, para que se mantengan en perfecto estado. 😉

6. Distribución

Tú te lo editas, tú te lo distribuyes.

Aquí tienes que aprender a ser comercial, a ir de librería en librería presentando tu libro y presentándote a ti mismo y cruzar dedos. Habrá lugares donde admitan ejemplares en depósito y otros que no querrán saber nada de ti si no llevas un sello editorial que le atribuya a tu novela cierto caché.

Mi opinión personal: no por llevar un sello editorial un libro es mejor. Hay libros que no valen un pimiento y que están fatalmente escritos, pero que llevan detrás una gran carga publicitaria y de marketing. Si Belén Esteban vendió millones… no debo añadir nada más.

La autopublicación es un trabajo de hormiguita y no debes desesperarte. Además, tenemos las redes sociales como aliadas. Sé tu mejor jefe de marketing. Muéstrate y no te creas menos que nadie porque nadie va a poder escribir tu libro como tú. Así de sencillo. Usa las tecnologías a favor en este sentido. Y tu corazón.

Digo lo de buen rollito porque ha habido gente que me ha echado a patadas de sus librerías. ¡Ellos se lo pierden! Yo quiero que mis libros estén en lugares donde me respeten como autora y donde por encima de todo, amen el trabajo del escritor. ¡Y los libros!

7. Ebook: libros digitales

Amazon llegó para abrir un universo de posibilidades a los nuevos autores. Incluso funciona como imprenta (y eso que te ahorras). Yo diría que es la opción más económica.

Una vez tengas tu manuscrito registrado, corregido y maquetado con una portada preciosa (portada y contraportada, ¿eh?), solo quedaría subirlo a la plataforma de Amazon, ponerle un precio y chispúm.

Mi amiga la escritora Virginia Gil Rodríguez publica todo a través de Amazon. Sus libros son deliciosos y puedes comprobar de qué hablo comprándole uno y fijándote en el diseño de portada, maquetación y resultado final si te decantas por esta opción de autoedición. Te recomiendo cualquiera de sus libros.

En mi caso, «El Veto» y «Lejos en mí» solo están disponibles en versión digital en la plataforma de Amazon y no físicos (todavía). Si quieres mi libro físico, soy yo directamente quien te lo envía.

Me parece mágico que con los ebooks puedan leerte en cualquier parte del mundo y que, si tu estantería ya no tiene más espacio, tu Kindle sí lo tenga. ¡Leed, leed!

🔸Nota: calcula los gastos de envío (sobres incluidos) cuando mandes libros dedicados a tus lectores.

8. Promoción

Te guste o no, si quieres que te lean vas a tener que moverte. Los lectores no caen del cielo. Tienes que darte a conocer. Incluso dar entrevistas y, algo más importante aún, aprender a pedirlas.

Empieza por periódicos locales, radios y el boca oreja. Pide ayuda hasta al apuntador. Con las redes sociales busca que haya movimiento, crear comunidad, personas que te recomienden o te hagan reseñas de libros (hay un montón de booktuobers -flipo con este término-). Y reinvéntate y muévete más.

No dejes que tu libro se muera en el cajón de los libros olvidados porque no has hecho todo lo que estaba de tu mano. Para ponerte un ejemplo, yo me hago una lista de lugares donde quiero aparecer y suelo decir que sí a todo, aunque me dé vértigo. Nunca sabes dónde va a haber alguien que te ayude a seguir creciendo.

Gracias a ello, ahora son muchos los medios de comunicación que me piden entrevistas o que están al tanto de mis pasos para adelantarse a mis movimientos. Mira la cantidad de enlaces que hay en esta página de mi web: «Sobre mí, Itziar Sistiaga».

Tú dame un micrófono que yo te cuento. ¡Me encanta esta parte de compartir! 😍

9. Presentaciones y saraos literarios

A mí me encantan. De hecho, hasta me hago una hoja de ruta de ciudades en las que quiero presentar mis libros. 💗 Es una forma de comprometerme conmigo misma. Organizo, además, presentaciones muy bonitas: lecturas, música, amigos acompañando, vinitos después (y a veces antes para aplacar los nervios) y mucho valor para enfrentarte a salas llenas de conocidos y desconocidos y a auditorios casi vacíos.

Hay librerías que organizan este tipo de eventos y lugares privados que los alquilan. Yo opto siempre por lugares públicos y privados que no te cobran por mostrar tu trabajo, pero sí que se quedan después una comisión por cada libro vendido. En grandes ciudades hay muchas más posibilidades para hacer eventos distintos, en las pequeñas, como la mía, toca innovar y visitar desde colegios, institutos, asociaciones de mujeres, ancianos, bibliotecas de barrio y hasta en la calle.

Así como es importante y bonito (PRECIOSÍSIMO) el momento de presentar a tu bebé literario frente al público (madre mía qué nervios se pasan), es bonito acudir a ferias de libro y a todo tipo de saraos literarios que plantean los centros culturales.

Yo abogo por sacudirse las vergüenzas y mostrar quién eres. Ahora que se habla tanto de marca personal, en los tiempos que corren, un escritor es su propia marca y sus libros son su sello. Al menos yo lo veo así. Y ojo, que aunque no lo parezca soy muy tímida, pero mi sueño me importa lo suficiente como para tirarme a la gran piscina de la escritura.

Atesoros estos recuerdos como auténticos regalos de la vida. Gracias a todos/as los/as que me habéis acompañado hasta ahora y a quienes os sumáis a mi viaje. ¡Os adoro!

Y si te entra bajón porque no acude nadie o estáis cuatro gatos en la presentación, mira de frente y a los ojos a quienes sí han detenido su reloj para ti y ponte esta canción de Los Suaves. «Pardao» es para mí una fuente de inspiración total.

Usa como ejemplo a esos músicos que, sobre el escenario, siguen tocando aunque la gente esté a sus cosas. No dejan de tocar, no dejan de disfrutar con lo que hacen.
Nosotros con nuestros libros, tampoco. 😍

10. Cree en ti

Es lo único que tienes que hacer en cada etapa. Creer en ti. En la primera pulsión que te llevó a ponerte frente al folio en blanco y en esa idea loca que cruzó tu cabeza «¿y si escribo un libro? ¿Y si gusta?».

La autoedición no es un camino sencillo. Durante el trayecto escucharás a cientos de personas que te cuestionarán y te dirán lo difícil que es e incluso juzgarán tu libro con críticas sangrantes.

Protégete de ellas.

Escucha solo a quienes te ayuden a crecer y mejorar como autor.

Y siempre, siempre, cree en ti. Que nadie ponga límite a tus sueños, que nadie pinche tu globo.

Cree en ti, confía en tu intuición y en esa idea loca que tuviste. Yo te animo a intentarlo, a disfrutar del proceso y a vivirlo con alegría.

Y disfruta del proceso.

Si te ha servido este post, estaré encantada de que lo compartas, lo comentes o me des tu opinión. Si tienes alguna duda en particular, pregunta que yo te respondo.

¡Besos! ♡


Todo para publicar tu libro

⭐️ Por cierto, si te llama la atención la autopublicación, pero quieres ver cuáles son el resto de opciones, Letropía tiene un curso que se llama «Todo para publicar tu libro» que va, precisamente, de todas las vías de publicación existentes: editoriales tradicionales, concursos literarios, autoedición… Y además te explica qué es eso del ISBN, el Depósito Legal, cómo funcionan los contratos editoriales o cómo presentar una propuesta editorial, nada más y nada menos. Si te animas a realizarlo, utiliza mi código itziar10 y obtén un 10% de descuento sobre el precio (válido hasta septiembre 2020).


Y ahora sí que sí, me despido hasta la siguiente.
Te leo en comentarios. ⤵️⤵️⤵️

4 comentarios en “¿De qué va la autoedición?”

  1. Simplemente genial. Sencillo, claro e impulsor. Una gran ayuda y ánimo para posibles escritores noveles perdidos en la trastienda de las letras. Gracias Itzi
    Elena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba